Argentina (Español) | Cambio
Inicio | Agregar a Favoritos |
 
Gira de los 40 años de Massey Ferguson
 

Con el avance de la intensificación, los sistemas de carne y leche se han hecho más dependientes del uso de suplementos.

 
 
Tipos de silos

* Silo bolsa (mangas de plástico): se logra una fermentación excelente y la conservación del material solo está limitada por la durabilidad del material plástico. Se aconsejan cuando el volumen del silo es inferior.

*Silo búnker. con paredes de hormigón favorece mucho las tareas de confección y apisonado. Presenta mayor superficie expuesta al aire y
la lluvia, por lo cual es necesario su cobertura con mantas plásticas.

   

 

Algunas Recomendaciones

1 - La decisión de corte y picado se debe tomar cuando el grano este pastoso (mitad de línea de leche), siendo el contenido de Materia Seca del 30 %.

2 - Si se adelanta mucho la fecha de corte cultivo, habrá menor acumulación de almidón (energía) por menor desarrollo de los granos.

3 - Se debe lograr un picado fino (partículas de 3 cm como máximo). Este tamaño favorecerá la compactación del silo y su posterior fermentación.

4 - Al silo se incorpora aproximadamente un 35% de grano y un 65 % de material forrajero (hojas, tallos, marlos y chala).

5 - Llenar el silo rápidamente, seguido de una buena compactación que brinde estabilidad y manten¡miento de las condiciones sin pérdida de calidad nutritiva.

6 - Evítar la incorporación de tierra a la masa del forraje durante el llenado del silo, ya que ingresarían
microorganismos que afectan la fermentación láctica.
7 - La mayor cantidad de pérdidas se producen al momento del suministro, por fermentaciones secundarias o procesos de oxidación.

8 - El deterioro del material ensilado se comprueba al verificar valores altos de PH, olor pútrido, color negro y textura fangosa del mismo.

9 - Los lotes destinados a ensilado deben "cerrarse" anticipadamente, previa fertilización y control de malezas.
10 - Al picar maíz o sorgo, regular el procesador de granos de manera de provocar la ruptura de todos los granos.
 

Consideraciones básicas para la confección de silos forrajeros

La técnica de conservar forrajes bajo la forma de ensilado es muy antigua. Existen datos sobre la práctica de ensilar maíz en EE.UU desde 1875.
Sin embargo gran adopción del sistema ocurrió luego del advenimiento de la maquinaria que permite cortar, picar y cargar forraje.
Para contar con disponibilidad de forrajes conservados de alta calidad. se hace necesario planificar la campaña para realizar
la correcta elección de los materiales y del paquete tecnológico mas conveniente a aplicar.

Lograr los objetivos básicos
Lo que se busca con el silo es básicamente energía.
El silaje de maíz reúne una serie de características deseables, como la alta producción de forraje/ha y la gran cantidad de toneladas de Materia Seca/ha que se pueden obtener, de muy buena calidad y con adecuada cantidad de energía.
Hay dos grandes fracciones en el silaje de planta entera: la espiga, que aporta almidón, y el resto. que es forraje. es decir los componentes fibrosos de la planta de maíz (hojas. tallo. chala y marlo).
El contenido energético del silaje denpende del contenido de grano que tenga y de la calidad del forraje picado.
Para lograr estos objetivos básicos hay que poner en práctica todas las técnicas de cultivo como para obtener un buen maíz, es decir. respetar la fecha y densidad de siembra y cubrir los requerimientos nutricionales del cultivo.

Selección de materiales
Los materiales especialmente desarrollados para el silaje tienen tallos más delgados y permiten que el grano llegue al estadio de grano pastoso duro, con el resto de la planra todavía verde. Estas características aseguran un silaje con bajo contenido de fibra no digestible y alta conetración energética.
Se debe tener en cuenta que el valor nutritivo del silaje de maíz en su conjunto (grano más forraje). puede aumentar o disminuir con la madurez del cultivo.
Estos materiales seleccionados deben presentar resistencia a enfermedades, especialmente por la presencia de Fusarium y Giberella en la producción de hongos en las espigas, pudiendo contaminar al silo con micotoxinas.

La decisión de picar o cosechar
Seguramente, muchas veces el productor se ha preguntado que hacer con el maíz sembrado para confeccionar el silo, lo pica y lo ensila como estaba planificado, ó lo espera y cosecha.
La coherencia indica que esta incertidumbre o planteo no debería existir, ya que si en la planificación del establecimiento
estaba previsto contar con silaje de maíz de buena calidad, no realizarlo provocaría una alteración de los objetivos productivos planteados, modificando la estabilidad de la explotación.
Hay que recordar que el silaje es un suplemento energético en la dieta animal y la energía es provista por los granos, por lo tanto, cuanto mayor sea el contenido de granos, mayor será la calidad del ensilado.

Una buena densidad
Cuanto mayor sea la densidad del material ensilado, mayor será la capacidad del silo, aumentando la cantidad de cultivo que entra en el mismo y minimizándose las pérdidas de cosecha durante el almacenamiento.
Existen distintos factores que el profesional que confecciona el silo debe controlar para lograr mayores densidades, los cuales reducen las perdidas de Materia Seca y el nivel de nutrientes durante el período del ensilado, almacenamiento y distribución. Los factores son: la tasa de distribución de forraje, el peso y el número de tractores que realizan el apisonado, el espesor de la capa del forraje y el llenado del silo en profundidad.

Protecciones y Manejo
Entre los métodos más utilizados de protección, el tapado mediante mantas plásticas sobre el forraje ensilado es bastante efectivo, debiéndose asegurar y fijar su cobertura con neumáticos en desuso por encima.
Si se dejara descubierto, el nivel de perdidas de Materia Seca en los primeros 30-60 cm superficiales puede alcanzar al 60 %.
La superficie de la cara de apertura del silo debe mantenerse lisa y en sentido perpendicular al piso y los laterales de hormigón.
A pesar de los cuidados que se tengan, el daño aeróbico se produce de todas maneras en todos los silos por más que sean sellados y normalmente, no se produce el descarte de la superficie dañada.
El material dañado reduce el valor nutritivo de las raciones, más de lo que se piensa.
Un complemento del material ensilado es la aplicación de inoculantes (bacterias y/o enzimas) que mejoran la calidad y cantidad de Materia Seca del forraje.
Esta incorporación produce cambios favorables en el material ensilado, mejorando la eficiencia en la fermentación, mayor
recuperación de Materia Seca, mejora la estabilidad del silo, reduce la acidez del forraje ensilado, mejora la relación ganancia de peso por tonelada de cultivo ensilado.

Ventajas y Perspectivas

El silaje de maíz revine características convenientes, como es la elevada producción de forraje/ha, de alta calidad y cantidad de energía.

En relación a la cosecha del grano, dado que se pica anticipadamente, la seguridad de cosecha es mayor, realizándose el silo en una época con mejores condicionas climáticas.

Esta práctica permite independizarse de la variabilidad de los verdeos de invierno, con altos niveles de producción que brindan estabilidad al sistema productivo.

El silaje de maíz es un excelente alimento para cubrir las deficiencias cualitativas y cuantitativas de los forrajes en una amplia gama de aplicaciones, sin embargo. dada la enorme cantidad de situaciones que se dan en la practica, resulta sumamente difícil desarrollar modelos que puedan aplicarse a la generalidad de los establecimientos, siendo la elección del tipo de suplemento a utilizar la resultante de un análisis completo de distintos aspectos técnicos y económicos que influyen en forma global sobre el sistema de producción de la empresa.

Fuente de información
INTA EEA Manfredi, G. Villegas, Balcarce